El empaque es la carta de presentación de tu producto, la oportunidad de crear un “amor a primera vista” con tus consumidores. Sin embargo,  esa conexión no solamente se logra a partir de su diseño. En realidad, la importancia del empaque de un producto se encuentra en el mensaje que envías a través del mismo.

En este sentido, cada vez más empresas se suman al compromiso ecológico por el medioambiente, lo que las motiva a incorporar materiales y empaques sustentables en su cadena de suministro. ¿Cómo presentar un empaque más ecológico? Las siguientes ideas te encantarán.

1. ¡Adiós a las bolsas de plástico en tus empaques sustentables!

Una bolsa de plástico puede tardar hasta 55 años en degradarse y desaparecer. Por lo tanto, es ideal que pienses en la posibilidad de eliminar por completo este material de tus empaques o sustituirlas por otro.

Puedes considerar como alternativa las bolsas de cartón o de papel Kraft. De hecho, los costos tienden a ser razonables y la presentación de tu producto lucirá mejor conservada y protegida. Además, estas bolsas pueden personalizarse en cuanto a logotipo de tu marca y color.

2. Protege tus productos con relleno ecológico

Algunos productos, por su fragilidad, deben mantenerse en una posición estable y fija dentro del empaque en el que viajen. En este sentido, en lugar de emplear el tradicional plástico de burbujas, puedes optar por alternativas amigables con el medioambiente. Por ejemplo, las tiras o virutas de papel, envolturas en papel Kraft o alternativas biodegradables al poliestireno basadas en resinas de maíz.

La elección del material de relleno de tus empaques ecológicos dependerá del tipo de producto y su nivel de fragilidad. Algunas marcas diseñan un empaque a la medida del producto, o bien crean separadores internos elaborados en algún material reciclable como el cartón.

3. Cartón reciclado para tus empaques ecológicos

Muchas veces no es necesario reinventar la rueda, sino embellecerla. El cartón reciclado es el material más versátil y económico que encontrarás para darle a tu producto una presentación ecológica y “verde”. De hecho, los consumidores reconocen la textura porosa que mantienen este tipo de empaques.

Algunas cajas de bajo espesor, pueden lucir delicadas, minimalistas y atractivas. Mientras que otras, por su contenido, pueden tener una presentación más robusta y un espesor mayor. Lo más importante es cuidar la imagen que proyectas como empresa, a la vez que se mantiene bien protegido el artículo que se está transportando.

4. Bolsas biodegradables, una alternativa verde

La importante diferencia respecto a las de plástico tradicionales, es que estas bolsas están elaboradas con base en  Mater-BI, es decir, bioplásticos biodegradables y compostables.

Básicamente lucen como una bolsa corriente, salvo por sus atributos que le permiten convertirse al final de su vida útil en abono orgánico que enriquece el suelo con sus nutrientes naturales.

5. La tela, una alternativa original

Según el tipo de producto que venda la empresa, la tela puede ser uno de los materiales más versátiles, compactos y fácilmente reciclables y reutilizables por los usuarios. De hecho, algunos tejidos naturales como el algodón y el cáñamo, son amigables con el medioambiente y le brindan un toque de originalidad y belleza a tu presentación.

Algunos consumidores están dispuestos a pagar más por productos sostenibles y están a favor de las empresas que demuestran su preocupación por el medioambiente.

En definitiva, conocer la importancia del empaque de un producto y las alternativas ecológicas que existen, te permitirá conseguir una logística más sustentable para transportarlos y empaquetarlos. Envía, rastrea y ahorra en servicios de distribución a través de la plataforma multi-courier de Envíame.

Compartir: